La recuperación en “V” del mercado brasileño de lubricantes en año de pandemia

46

Mercado brasileño de lubricantes

Mercado brasileño de lubricantes 2020

El Mercado Brasileño de Lubricantes mostró una reacción impresionante en el segundo semestre de 2020, con una recuperación de las pérdidas provocadas por la pandemia Covid-19 que llevó al cierre de las cifras de año a registrar una reducción muy pequeña, alrededor del 1%, en comparación con la fuerte año 2019.

Fue un año totalmente fuera de cualquier estándar o sujeto a planificación previa. El mercado brasileño de lubricantes se comportó, en los primeros meses de la pandemia, como tantos otros, es decir, igual a la economía del país y, principalmente, a la producción industrial. La caída de abril fue algo impresionante, con una caída del 44% en las ventas de lubricantes, lo que trajo perspectivas muy inciertas y negativas. Aún con la mejora en las ventas que ya aparecía en mayo y junio, mostrando el tan comentado formato de recuperación en “V”, el mercado cerró la primera mitad del año con una caída del 12,6% respecto a 2019.

La segunda mitad de 2020 arrancó con mucha fuerza, colocando al mes de julio como récord de ventas. En un principio se podía imaginar que una recuperación tan abrupta supondría una posible reposición de existencias y que pronto descendería a niveles históricos. De hecho, hubo una caída en las ventas en los otros meses del segundo semestre, sin embargo, con cifras muy altas, solo superadas por el mes de julio, con septiembre y octubre en niveles muy similares al del mes récord. Así, hubo una fuerte compensación por pérdidas en el primer semestre, alcanzando un volumen total de 1,35 millones de metros cúbicos, quedando 2020 con solo un 1% de diferencia respecto a 2019, significativamente por encima de los últimos 5 años.

El mercado de lubricantes, como se esperaba, reflejó el movimiento también realizado por el PIB brasileño y tuvo una gran influencia en la industria automotriz, que mostró un crecimiento de más del 41% en el segundo semestre, a pesar de que cerró el año con una caída. del 4,5% respecto a 2019.

Aspectos destacados de los segmentos

Entre los segmentos de aplicación de lubricantes, se destacó el crecimiento de los aerosoles agrícolas, con un crecimiento del 37,6% con relación a 2019, posiblemente retratando la cosecha récord del año 2020. Los aceites industriales también mostraron crecimiento, en torno al 6,5% mientras que los automóviles sufrió caídas, con el ciclo Otto cayendo un 3,2% y el ciclo Diesel un 2,4% con relación a 2019

Participación en el mercado

La disputa por los primeros puestos de las empresas distribuidoras en el mercado brasileño de lubricantes sigue siendo tremendamente feroz, con ICONIC y BR Distribuidora disputando la primera posición en décimas de puntos porcentuales, y alternándose en el liderazgo durante el transcurso del año. Al cierre, ICONIC tenía el 18,6% del mercado, mientras que BR ganaba una participación del 18,3%. Moove ocupa el tercer lugar con una participación del 13,7%, seguido de Shell con un 9,9% y Petronas completando el “TOP FIVE” del mercado con un 8,1%. Cuando ampliamos el enfoque a las diez principales empresas del mercado brasileño de lubricantes, encontramos a YPF en sexto lugar con 2,1% de participación, seguida de cerca por Energis 8 y Ultrax, ambas con 1,7%, seguidas de Ingrax y Castrol con 1,5% cada una. , con algunas diferencias entre las últimas en centésimas de puntos porcentuales.

Números divergentes

La Agencia Nacional de Petróleo, Gas Natural y Biocombustibles – ANP recibe, a través de su Sistema de Manejo de Productos – SIMP, los números de todas las empresas del mercado, que traspasan producción, ventas y todo el movimiento que hacen con lubricantes. Estos números son publicados por la agencia de acuerdo con la información recibida. Resulta que cualquier dificultad que tengan las empresas en relación a adecuar sus supuestos contables o incluso la clasificación de sus productos al sistema ANP, puede ocasionar alguna distorsión en el volumen efectivamente vendido, en relación a lo reportado al SIMP. Por tanto, un análisis exhaustivo del mercado, como el que realiza esta revista, requiere una valoración comparativa detallada entre los números reales de las empresas y los presentados por la ANP. Por lo tanto, puede haber una diferencia, a veces importante, especialmente con respecto a la participación de mercado entre la publicación oficial de la agencia y lo que se muestra en este artículo. Vale la pena recordar que el análisis que aquí se presenta incluye las cifras verificadas con las empresas involucradas.

Mercado por región

La región Sudeste, que comprende los estados de São Paulo, Río de Janeiro, Minas Gerais y Espírito Santo, sigue siendo el mercado más grande del país, representando alrededor del 44,7% de las ventas de lubricantes, y solo el Estado de São Paulo tiene casi una cuarta parte. del consumo nacional. Le sigue la región Sur, con 20,5%, Noreste con 13,8%, Centro Oeste con 11,7% y Norte con 9,3%. El volumen presentado por la región Norte significó un crecimiento de las ventas del 14%, con respecto a 2019, llamando la atención sobre el buen desempeño de esta región.

Importante importador de aceites base

Brasil es hoy, y seguirá siendo, durante mucho tiempo, un importante importador de aceites básicos, principalmente los básicos de los grupos II y III. La producción de las refinerías brasileñas en 2020 representó alrededor del 34% de las necesidades del país, con RLAM, en Bahía, en proceso de venta, produciendo prácticamente nada básico este año, y solo REDUC, en Río de Janeiro produce aceite base del grupo I, ya que LUBNOR, en Ceará, solo produce aceite nafténico (grupo V). La industria re-refinadora colaboró ​​significativamente, colocando en el mercado alrededor de 246 mil metros cúbicos, equivalente al 18% de la producción del país, con alrededor del 42% de este volumen de aceite base grupo II producido por Lwart Lubrificantes, la única con esta tecnología. en el país.

Petrobras ya anunció su intención de ejecutar el desmantelamiento de uno de los dos trenes de producción de REDUC, proceso que no se llevó a cabo en 2020 debido a la gran desesperación del mercado por una crisis de abastecimiento internacional, que provocó que la refinería produjera en ambos meses. , un monto superior al promedio mensual del año.

Con este perfil de producción nacional, Brasil necesitaba importar 653.662 m3 de aceites básicos en 2020, lo que representó el 48% de su demanda, con un desembolso al país de alrededor de US $ 371 millones. Estados Unidos fue el principal proveedor de productos básicos para esta importación, con el 75,9% del total, seguido de países como Malasia (5,2%), Corea del Sur (5,1%), Bahréin (3,0%), Qatar (2,3%) y otros.

El mercado brasileño de lubricantes mostró una demostración de fortaleza y resiliencia en el año 2020, superando las expectativas y pronósticos para un año tan atípico. También ha demostrado que tiene una buena capacidad logística y de distribución, así como una creciente madurez comercial y tecnológica. La gran interrogante que existe para un mejor desempeño en el futuro son las inversiones a realizar en el sector de refino del país, que últimamente solo se ha dirigido a la producción de combustibles, creando una dependencia externa de casi la mitad de lo que consume de aceites base. El mercado exterior estaba preparado para atender la creciente demanda de grupos básicos de los grupos II y III y, en condiciones normales de oferta global, es capaz de producir lo suficiente para satisfacer la demanda mundial. Como o Brasil ainda não decidiu que caminho tomar com relação ao abastecimento de óleos básicos, fica situado na ponta compradora desse mercado, entrando em grande apreensão a cada furacão se forma na região do golfo do México, ou a cada situação de restrição de produção em otros países. La recuperación de la economía brasileña seguramente llegará tarde o temprano, y los problemas de logística interna, como el transporte y el almacenamiento, solo tienden a crecer con el aumento de las importaciones. Mientras tanto, el mercado brasileño de lubricantes queda pendiente del interés de los gobiernos y posibles socios en invertir en la producción de aceites base de mejor calidad.